Un manto de estrellas para la Reina del Cielo

manto

Cuando me dijeron que la Virgen de las Mercedes iba a visitar las aldeas, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo; “Madre mía, la Virgen en Santa Ana”,  no lo podía creer. Tantas veces hemos ido a visitarte a tu templo, que era impensable que tú pudieras visitarnos a nosotros, pero así fue. Cada visita fue inolvidable, igual que tu belleza; cada una la hiciste con un manto diferente, así que se me ocurrió: ¿por qué no regalarle un manto a la Virgen que refleje lo que Ella representa?, Reina del Cielo y de la Tierra. Aunque con mucho reparo, le expliqué a mi madre mi idea: “mamá, yo se que la Virgen de las Mercedes tiene muchos mantos, pero yo quiero regalarle uno, ¿tú qué dices?” “Lo que haga falta, lo que necesites”, me contestó ella. Así que después de estas palabras no me pude echar atrás.

Casualidades o no, alguien me habló de la Virgen de Guadalupe y me puse a investigar, me quedé fascinado de la simbología: las estrellas del manto, las flores de la túnica, sus ojos, sus manos; en fin, me encantó. Así que me puse manos a la obra.

Les expliqué al Hermano Mayor y a la junta directiva mi idea y no tuve ningún problema, enseguida bajaron un manto, tomamos medidas y ¡a bordar!

constelaciones

Empecé imprimiendo las constelaciones del manto y las flores de la túnica de la Virgen de Guadalupe. Diseñé el manto reorganizando las constelaciones y, las flores de la saya, las hice coincidir con los puntos donde está cada aldea dentro del mapa de la comarca de Alcalá la Real.

El manto representa el cielo, por eso el terciopelo es de color azul oscuro. En él podemos encontrar 15 constelaciones (Hidra, Libra, Cruz del Sur, Centauro, Lebreles, Lobo, Cabellera de Berenice, Sirio, Osa Mayor, Boyero, Escorpio, Draco, Tauro, Cochero y Ofiuco), en total son 178 estrellas de diferentes tamaños, que están bordadas en diferentes puntos (matizado, cetillo, cetillo doble, cetillo triple, giraspe, hojilla, cartulina, onda, media onda y ladrillo), estando cada constelación bordada con un tipo de punto diferente. Además, algunas de las estrellas están adornadas con canutillo de oro, lentejuelas, cristales de Swarovski y perlas.

Las constelaciones están distribuidas de manera que dividiendo el manto por la mitad, las constelaciones del hemisferio norte de la bóveda celeste se encuentran a la derecha y, las del hemisferio sur, en la parte izquierda. Dentro del relleno, se han incluido peticiones de los devotos de la Virgen de las Mercedes. Entre las estrellas, se identifican cinco de ellas bordadas al giraspe en tono burdeos y oro, que representan los cinco continentes.

La saya representa la Tierra, por eso es de color caldera oscuro. Está bordada al cetillo con lentejuelas y canutillo de oro. En la saya está representado el mapa de la comarca de Alcalá la Real, las flores están situadas de manera que corresponden a cada una de las aldeas.

Cuando se miran las flores hacia arriba, representan una montaña llena de vida, simbolizada por las cuatro margaritas que nacen a su alrededor y, el tallo de la flor, simboliza el río. Mirándolas hacia abajo, representan un corazón y, el tallo, en este caso, es una arteria. Mirando el centro de la flor, vemos un rostro humano, con ojos, nariz y boca.

arteria

Entre las flores de las aldeas, hay cuatro flores con cuatro pétalos, que representan la verdad de Dios que desciende sobre los pueblos. Por último, la flor que representa a Alcalá la Real, está bordada al matizado en tonos naranjas y, el centro, está montado con cristales de Swarovski y canutillo de oro. Tiene forma de trébol, su forma en aspa o equis, representa los cuatro puntos cardinales; el centro es un círculo y significa el Dios de todo lo creado.

Por último en el peto del niño, las flores simbolizan todas las parroquias del núcleo urbano de Alcalá la Real.

Antonio Estepa Medina – Antonia Medina López

Anuncios