Relato de la venida de la Virgen

001 (7)El día 13 de agosto de 1938 marcharon a Granada, en el viejo “Pontiac” negro de don Francisco Serrano del Mármol, éste, don José Benavides Luna y don Pedro Montañés Ríos. Conducía don José Sánchez. Se personalizaron en el estudio de don Manuel Garnelo y Alda. La entrevista fue muy cordial, haciéndose diversas fotografías, una de las cuales publicamos en este trabajo.

Al llegar las siete de la tarde, decidieron el regreso. La imagen era portada en la falda de los señores Montañés y Benavides, en el asiento de atrás. Dos horas solía tardarse de Granada a Alcalá. Esperaban llegar entrada la noche, con la idea de que nadie descubriera la traída, al objeto de que la imagen apareciera expuesta en las vísperas del día de la Virgen. Lo cierto es que se había corrido la voz y algunos devotos ya estaban pendientes de la llegada.  A la altura del puente de la matanza, dos o tres coches procedentes de Alcalá acudían a recibir a la patrona. Los portadores de la imagen decidieron esconderse en un carril hasta que se adentrara aún más la noche.

La entrada en Alcalá se hizo por el Pradillo, Veracruz y Angustias, hasta desembocar en la Plaza del Ayuntamiento. En casa de don Francisco Serrano del Mármol esperaban su esposa, doña Casilda Sierra Montañés, doña Mercedes Grande y don Marcial Medina Alcaraz. Situaron la imagen en un altar provisional, montado al efecto, en la sala principal. Allí guardaban los vestidos y coronas.

A las 12 de la noche, aproximadamente, montada en sus andas pequeñas, un pequeño cortejo trasladaba a la patrona; los hermanos don Cayetano, don Valeriano y don Pedro Montañés Ríos; don Marcial Medina y otras personas, acompañados de varios serenos, así como los mencionados anteriormente.

La Virgen de las Mercedes fue situada en el altar mayor, en donde recibió el 14 de agosto la veneración y la plegaria de los alcalaínos, nuevamente.

(Testimonio de don Pedro Montañés Ríos)

Anuncios